facebook
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Total: 0,00€
  • 
Warning: constant(): Couldn't find constant ALT_BANNER_IMG in /usr/home/kusiwawa.com/web/Twig/Extension/Core.php on line 1272

¿Qué son los cólicos del bebé?

Los cólicos del lactante son uno de los trastornos benignos más comunes entre nuestros pequeños. Normalmente se define que es cuando un bebé llora más de 3 horas al día, más de 3 días a la semana y más de 3 semanas. Suele empezar a los 15 días de vida y puede durar hasta los 4 meses.

El equipo de pediatras y enfermeras pediátricas con el que trabajamos lo define como “el cajón de sastre más grande que existe”. Y precisamente por esta razón es tan difícil, a veces, dar con el tratamiento específico. También es cierto que, al tratarse de un trastorno benigno, que no afecta a la salud ni al desarrollo de los recién nacidos; no se suele dar mucha importancia al llanto y sencillamente se nos dice que debemos esperar a que le pase.

¿Cómo sabes si tu bebé tiene cólicos?

Normalmente son bebés que lloran mucho. Se retuercen, se ponen rojos y están en tensión. Las manitas están cerradas y tensas. El llanto, parece un grito de dolor y, como padres, sufres cada noche cuando empieza. Suele empezar siempre a la misma hora y, suele empezar y acabar de golpe.

En Kusi Wawa vivimos en nuestra propia piel la dureza del “ya se le pasará” y, debido a que las noches se nos hacían eternas con el llanto y los gritos de nuestra primera hija; empezamos a investigar cómo podíamos ayudar a relajarla.

Después de años trabajando con un gran equipo de pediatras, enfermeras pediátricas, matronas y fisioterapeutas, hemos encontrado conjuntamente que el cólico es una mezcla de diferentes cosas que hacen que tu bebé no esté bien.

Por un lado, está el sistema digestivo y su recién desarrollo. Los recién nacidos son tan pequeños que a veces su sistema digestivo se está todavía desarrollando. Esta realidad puede hacer que los pequeños sufran de gases, dolores de tripa, cólicos, disquecia, u otras incomodidades relacionadas con el sistema digestivo. Nuestros recién nacidos son tan pequeños que la única forma de manifestar su incomodidad es a través del llanto. Y como es muy difícil calmarlos, el llanto puede persistir por mucho tiempo.

Por otro lado, está la parte emocional de su desarrollo. Hay que recordar que nuestros bebés hacen muy poco que estaban en la barriguita de mamá. Con calorcito, apretaditos, con movimiento constante, con el ruido de nuestros corazones que les adormecía. El nacimiento para ellos es un gran trastorno y, la vida fuera del útero también. Por esto requieren de un proceso de adaptación al nuevo entorno y es tan importante ofrecerles todo el contacto y el apego que necesitan.

Y, finalmente, otro aspecto importante es el estado de nerviosismo que, de forma totalmente comprensible, se encuentran los papás. Debido al estrés que sentimos al escuchar nuestro bebé llorar, estamos tensos y a veces se puede perder el control. Es importante tener estrategias de relajación y, va sin decir, que esto es muy difícil conseguirlo. Cuanto más relajados y tranquilos estén los padres, más facilitará la relajación del bebé.

Siempre que el bebé sufra y ves que no está bien, es importante que acudas a tu centro de salud para que tu pediatra o tu enfermera pediátrica lo valore. Si se confirma que el bebé tiene cólicos, seguramente recurrirán a unas gotas para ver si con ello podéis prevenirlos. Si no es el caso, es porqué hayotras realidades que no estén cubiertas.

Es precisamente por esto, que el Método Kusi Wawa es tan efectivo. Ya que no pretende solucionar la raíz de un problema concreto, sino que ofrece un alivio sintomático de forma 100% natural de todos aquellos aspectos que pueden estar incomodando a tu bebé.

¿Cómo lo conseguimos?

Aliviamos el dolor físico que puede sentir en la tripita con nuestra termoterapia segura gracias a nuestro dispositivo de seguridad anti- quemaduras.

Utilizamos la aromaterapia para favorecer la relajación tanto del bebé como de los papás.

Utilizamos nuestro arrullo para que el bebé vuelva a sentirse arropado. Lo balanceamos, le cantamos…. Todo para que sienta de nuevo el bienestar y la zona que ya conoce. Le damos el contacto y el confort que necesita.

Al seguir todos los pasos del Método Kusi Wawa, estamos proporcionando unas pautas a los papás, que a la vez, reducen su nivel de estrés ya que sienten que están ayudando a su hijo de forma efectiva.

Presentamos a continuación ejemplos de padres que han utilizado el método Kusi Wawa y sus resultados.

Preguntas frecuentes