facebook
Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación.Más informaciónAceptar
Total: 0,00€
Volver

Rutinas para cólicos del lactante

Rutinas para cólicos del lactante
Muchas veces cuando hablamos con los papis que están pasando por este momento tan duro, siempre les recalco la importancia de establecer rutinas. El mismo método Kusi Wawa es una rutina en sí, dónde después de usarla varios días seguidos el bebé éste ya aprende que éste le ayuda a sentirse mejor. De ésta forma, conseguimos que se relaje más rápido cada día.

Pero me di cuenta que mucha de la información que transmitimos en las consultas privadas no las transmitimos en nuestra web. Así que hoy voy a hablaros de las RUTINAS. En mayúscula, porqué le pueden salvar la vida a más de uno. Y para hacerlo lo voy a hacer de la forma más personal que se me ocurre. Os voy a contar la rutina que nosotros seguíamos con nuestra hija. Y a partir de ahí, espero que podamos dar ideas a otros papás de cómo establecer sus rutinas. Quiero dejar claro que esto es un post personal y que no hay que coger a fuego lo que decimos. Cada familia es distinta y las cosas que a mí me funcionaron tal vez no funcionarán para otras. Pero la idea es encontrar aquello que te va bien y automatizarlo.

Cuando mi hija tuvo cólicos yo estaba disfrutando de baja maternal, por lo que estaba todo el día disfrutando de ella. Ella, era un caso de libro de cólicos. Cada día empezaba a llorar entre las 6 y las 7 de la tarde y se podía pasar 5 horas llorando. Hasta que al final caía rendida de agotamiento (y nosotros también).
Durante el día ella dormía muy poquito. Sus siestas eran un abrir y cerrar de ojos. Parecía que duraban un segundo. Pero vaya, que como mucho dormía 20 minutos seguidos. Luego se despertaba y ¡juerga! No soportaba el cochecito y la cuna. así que pasábamos la mayor parte del día porteando. De ésta forma, ella también estaba más tranquila y se relajaba. De lo contrario, si no la porteábamos se pasaba el día despierta e inquieta. Y como todos bien sabemos, al contrario que los adultos, como peor duerme un bebé durante el día, menos dormirá por la noche. Así que hay que intentar que lleguen a la noche lo más relajados posible.
Como método preventivo, le hacíamos masajes cada día. Como el momento del día en que ella estaba más tranquila era por la mañana, ése era el mejor momento del día para aplicar ésta rutina. Así que cuando nuestra peque se despertaba a comer, le dábamos pecho y bibi; y dejábamos pasar una horita. Después entre 10 y 11 nos disponíamos a hacer toda la rutina del masaje. En nuestro caso, el momento de la ducha nos iba bien hacerla por la noche así que el masaje lo hacíamos sin haber pasado por ducha. Era una experiencia por sí sola. Pero por ejemplo, para esos bebés que no les gusta la ducha por la noche. La mañana puede ser un buen momento para bañarlos también! No hay reglas! Aquí las reglas las ponemos nosotros con nuestros peques!
A Elisa le iba muy bien a esa hora y se quedaba tranquilita y se dormía un poco después. Luego, cuando se despertaba comíamos y después de comer aprovechábamos para hacer un paseíto. Si hacía mucho calor, nos lo guardábamos para un poquito más tarde en la tarde.

Procurábamos ducharla antes que empezasen los cólicos, así que a media tarde preparábamos bañito. Y luego, a la que se acercaba la hora ‘terrorífica” ya nos preparábamos. Rutina del Método Kusi Wawa, pecho+bibi y a dormir! Gracias a la rutina del Método Kusi Wawa conseguíamos que se calmase en media hora (en vez de las5 horas que lloraba al principio) y, al cabo de un mes más o menos, Elisa ya estaba tan acostumbrada a la rutina que ya no hacía falta ni aplicar el método entero. Con el calorcito y cogerla en brazos ya se calmaba.

Así pues, si te interesa y quieres conocer un poco más sobre el método Kusi Wawa, visita nuestra web 
O visita nuestra E-shop 


Compartir